Antonio Eligio Fernández (Tonel), 1958

Mundo soñado, 1995

Instalación de madera

270 x 480 cm

Col. Museo Nacional de Bellas Artes, Cuba

Tonel representa el mapa mundi sustituyendo cada país con la reproducción en madera de la isla de Cuba. Es una obra eminentemente conceptual de guiños minimal donde el autor retoma el tema de la identidad nacional pero desde la noción de megalomanía, la sobrevaloración y el chovinismo. De aliento panteísta claro está, Tonel, con el humor que lo caracteriza, por extensión puede referirse al ansia del cubano de estar en cualquier parte: “Yo vengo de todas partes y hacia todas partes voy”.

Esta obra, que representa a la isla de Cuba, acompaña a otras en que el artista usa la geografía cubana: Bloqueo (1989), perteneciente también a la colección del MNBA y País deseado (1994).

Advertisements