Carlos Rodolfo Escala Fernández

Michel Pérez Pollo presenta Perfume, su tercera exposición personal en el recinto de la galería suiza Mai 36. El pasado viernes 15 de mayo quedó inaugurada la muestra compuesta por diecisiete piezas de la serie homónima, realizadas en 2019. Esta continúa la saga de lo que podría llamarse “pintura escultórica”; no por adherir materia alguna al lienzo, sino por la sensación volumétrica que infunde a las piezas en su singular proceso creativo.

El conjunto se enriquece por el contraste de escala y por la introducción del plano cenital que modifica la perspectiva y posición del perceptor frente a lo representado. El sujeto se disloca en una especie de montaje paralelo. Se entroniza el objeto kitsch, la tapa del envase de perfume, la máscara. Rescata el objeto de la frivolidad de lo cotidiano. Una especie de metonimia visual y de sentido alude a lo sensorial y a la memoria como formas de (re)conocimiento y (re)creación del mundo en múltiples niveles de lectura; de lo banal por excelencia a lo más profundo.

Michel rodea de un hálito surreal aquello que abandonamos como desecho de nuestras apetencias satisfechas y frustrados anhelos. Pocas veces un motivo y la manipulación hecha de él para elevarlo a la categoría de lo artístico son capaces de desbordar en tal pluralidad el marco formal de la obra y la intuición de su creador; que invita a encontrar nuevas esencias o descubrir las que yacen ocultas.

*Texto publicado originalmente en Agua Salada.

Advertisements