Yaysis Ojeda Becerra

ūüéĮMientras conversaba con Teresa, Misleydis me miraba fijamente, parec√≠a saber que estaba ah√≠ por ella y advert√≠a como me involucraba en su universo, en ese espacio invisible a mis ojos donde sus im√°genes me rodeaban, me murmuraban‚Ķ
Misleydis de la Caridad Castillo (Mayabeque, 1985), fue diagnosticada con autismo y sordera severa en sus primeros a√Īos de vida. A partir de entonces su madre decidi√≥ educarla por su cuenta, sobre todo porque en ese momento no exist√≠an en Cuba centros de Educaci√≥n Especial adecuados para su discapacidad.

Al no hablar ni escuchar, Misleydis desarroll√≥ junto a su madre un modo de comunicaci√≥n por signos y gestos, comprensible solo entre ellas. Desde peque√Īa pintaba, pero fue de adulta que empez√≥ a dibujar grandes piezas de figuras humanas, que recortaba y pegaba en las paredes usando cinta adhesiva.

Poco a poco las im√°genes de hombres y mujeres musculosos, de expresivos rostros, aspectos monumentales, semidesnudos y en poses est√°ticas, empezaron a abarrotar el interior de la casa. La raz√≥n por la que comenz√≥ a representar esta especie de h√©roes, gigantes o guardianes, sigue siendo un misterio, a√ļn para su madre.

Las pinturas abarcaban desde detalles de cabezas y torsos en posiciones frontales y de perfil, fragmentos de manos y pies, y lo mismo se agrupaban en unidades o por individual; sus tama√Īos variaban, aunque siempre empleaba el mismo patr√≥n para dibujar y aplicar el color.

Luego le siguieron im√°genes de h√≠bridos de animales, figuraciones antropomorfas y objetos que acompa√Īaba de textos procedentes de un lenguaje ignoto, cuyo significado indescifrable descansaba en el silencio de esta artista, que nunca aprendi√≥ a leer ni a escribir. ūüĒĚūüĒĚūüĒĚ

(Foto: Yaysis Ojeda y Psicoartecubano Art Brut)
#artbrut #cubanartbrut #misleydiscastillo