Andrés Isaac Santana 

Nada como el uso del humor y de la ironía para desestabilizar la “autoridad” de un campo. Especialmente si ese “campo” es el reducto fecal de las ratas y los lameculos: responsables directos en la fundación de la sapingocracia cubana.

De esto sabe mucho Javier Marimón, quien ensaya, en las redes sociales, un repliegue autoral bajo el alter ego de jacobo_londres. Sus vídeos son la puta hostia, él no va más de la parodia y de la burla consumada, necesaria y oportuna.

Estas (des)caracterizaciones de “personajes” y de “aparecidos” de la cultura cubana: algunos con sospechosa carrera “intelectual” y otros cuyo oficio se suele llamar “lame culos”, merecerían un premio en uno de esos rancios salones nacionales o provinciales del humor o el Gran Premio, el auténtico reconocimiento que otorga el tiempo, ese que demuestra que las evidencias revisten mayor importancia que las palabras.

Los vídeos que Jacabo dedica a poner en evidencia la doble moral de “personalidades” artísticas, religiosas y políticas “cómplices” del aparato dictatorial y de las dinámicas terroristas del estado cubano, constituyen, de facto, una radiografía virulenta de esa sintomática esclerosis permanente que ha estigmatizado la historia de una nación. Una nación cuyo discurso cultural de los últimos sesenta años se organiza sobre la pedantería, la insolencia, el insulto, la desacreditación moral, el elitismo, el rebajamiento de la inteligencia del otro y la MENTIRA. El gran relato apologeta de la épica y de los héroes haciendo el mundo (porque machista es y mucho), no es otra cosa que la epopeya de la mentira y de la infamia.

Las marionetas del habla y del pensamiento parametrado responden a la llamada de Dios, entiéndase por ello, al reclamo coercitivo y manipulador de #diazcanelsingao y su patrulla de matones.

De entre todo este mosaico de inmoralidad e indecencia, cantan las piezas dedicadas a Flora Fong, Marilyn Bobes, Ray Fernández, Aleida Guevara, Norberto Codina, Reinaldo González, Vivian Martínez Tabares, Bruno Parrilla, Iroel Sánchez, Nancy Morejón y Silvio Rodríguez. Ese desmontaje de la mentira y esa desacreditación de la voz que se deshumaniza hasta extremos irrisorios en función del vómito político, resultan las nuevas y auténticas piezas reflexivas del arte cubano que importa.

Cuando se disponga de esa “curaduría” sobre el arte cubano que trasciende la pinturita de los bobos y las “curadurías” de los pollitos pintados, este registro de vídeos debería ser una pieza fundamental de ese panorama. Lo que comenzó como un juego desestabilizador/divertido adquiere rango de infracción y de síntoma. No dudaría, ni por un segundo, pensar estas digresiones incisivas de (JM) jacobo_londres como ejercicio visual poderoso que -desde ya- demanda de la atención crítica.

Observo cada día a artistillos de quinta jugando a “producir arte contemporáneo”, o peor aun queriendo hacer “arte político”. El resultado no es sino el recetario de lugares comunes y de ridículos panfletos. Jacobo lo consigue, a diferencia de la impostación de los otros, sin excesivo esfuerzo aparente.

El que da primero da dos veces.

(Fragmento de un ensayo en proceso)

PS. Jacobo Londres posee una cuenta en Facebook y otra en Instagram. Se recomienda altamente seguirlo. Aviso a la población: si no conoces la ruta local de los representados, no disfrutarás a full los videos (Nota de la editora)

Edición Limitada de 250 ejemplares en impresiones sobre metal. Oportunidad de oro para amantes del arte en el link abajo de #thesrcorcheabackroomart

Tienes nietos, hijos, auto, laptop, vaso de viaje, pomo de agua, refri? Descuento de verano de 50% en pegatinas si compras 10 o más.