Andrés Isaac Santana  Nada como el uso del humor y de la ironía para desestabilizar la “autoridad” de un campo. Especialmente si ese “campo” es el reducto fecal de las ratas y los lameculos: responsables directos en la fundación de la sapingocracia cubana. De esto…