Julio Lorente El arte político en Cuba es la ilustración de un tiempo perdido, la explicación de una congelación. Solo dos opciones hay en ese sentido: ser corifeo de un mito desvanecido por la praxis, o pasar de plano al “infame” panteón de la disidencia…